6/16/2011

¿Y LA HORA DE RECREO QUE?


Cuando se piensa en la inclusión educativa de alumnos con discapacidad, de manera casi inmediata surgen los cuestionamientos sobre las adecuaciones a realizar en las diferentes asignaturas: matemáticas, ciencias, español. Pero pocas veces se toman en consideración como parte del Plan Educativo los momentos de recreo.

Mientras que para la mayoría de los niños,el recreo es el tiempo más esperado en un día de clases, para los alumnos con Trastornos del Espectro Autista este espacio puede resultar el momento más complicado de su horario escolar.

Algunas de las dificultades para alumnos con Trastornos del Espectro Autista durante el recreo pueden ser:

Poca estructuraYa que el patio es un espacio abierto, sin limites claros y visibles,  a los alumnos con autismo les puede resultar difícil identificar qué áreas se utilizan para diferentes actividades.
Interacción socialDurante el juego existen una variedad de reglas sociales que los niños aprenden de manera incidental; para los alumnos con autismo puede resultar difícil identificarlas y seguirlas.
Estímulos sensorialesEs común que haya ruido y muchos estímulos que lo puedan hacer sentir rebasado.
Demasiadas opcionesHay demasiadas opciones para escoger: qué hacer, a dónde ir, con quién jugar…
Falta de predictibilidadDurante el recreo no hay claridad de qué es lo que va a pasar o qué se espera de él/ella.

Tomando en cuenta estas dificultades, es importante que en la Propuesta Curricular Adaptada, exista un programa específico para el recreo.

Te damos algunas sugerencias:

  • Mantén estrecha comunicación con la familia. Los papás juegan un doble papel en la mejora del desempeño de su hijo durante el recreo; ellos son quienes mejor conocen las actividades e intereses de su hijo y apoyan a los maestros al dárselas a conocer; también pueden reforzar lo trabajado en la escuela, praticando juegos como cachar la pelota, avioncito, tomar turnos, etc.

  • Sensibiliza e involucra a los demás niños. Hagan un plan para apoyarlo turnándose. Los alumnos regulares pueden ser de gran ayuda poniendo el ejemplo de cómo llevar a cabo una actividad, felicitando a su compañero cuando haga bien algo, teniendo paciencia y dándole los tiempos y espacios que necesita, etc.

  • Provee estructura. Esto lo puedes hacer delimitando con un gis las diferentes áreas en el patio, es una manera sencilla en que los alumnos con autismo encuentren contención y límites claros. También dale a escoger entre sólo dos opciones como: columpio o jugar a la pelota. Limitar el número de opciones le puede resultar de gran ayuda.

  • Utiliza historias sociales. Esta estrategia te puede ser muy útil, sobretodo cuando vayan a haber actividades o juegos nuevos.

  • Usa un horario visual para el recreo. Recuerda que las personas con autismo se pueden poner ansiosas cuando no saben qué va a suceder o qué es lo que se espera de ellos. Mostrarle por medio de imágenes los pasos que debe seguir durante el recreo, lo van a hacer sentirse más tranquilo.

  • Es común que prefiera jugar sólo/a. Dale oportunidad de hacerlo, no importa si no está todo el tiempo con otros niños.

  • Si sabe jugar ciertos juegos de mesa como lotería por ejemplo, entonces saca una mesa al patio con sus sillas y que juegue con otros niños. Aprovecha las cosas que le interesan más y en las que es bueno para que pueda interactuar con los demás.

  • Es importante contar con un espacio tranquilo al que pueda ir cuando quiera durante el recreo. Puede ser un salón de clases. Que siempre sea el mismo y que tu alumno sepa que puede ir cuando necesite estar tranquilo.

Para muchos especialistas, el tiempo de recreo es el momento ideal para promover el desarrollo de habilidades sociales y de juego.

Así como los alumnos regulares requieren de herramientas para poder aprender matemáticas, ciencias, etc., los alumnos con Trastornos del Espectro Autista suelen necesitar apoyos para aprender a jugar, y ¿qué mejor momento para aprender a jugar que en el recreo?

FUENTE:
http://www.teleton.org.mx/programas/autismo/para-maestros/y-el-recreo-que/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario